No quiero, pero lo hago

Atención: Algunas confesiones pueden contener material inapropiado para menores de edad.


En un mundo tan caótico y contradictorio como en el que vivimos hay días en los cuales no quiero salir de la cama. No quiero, pero lo hago. Lo hago porque, muy a pesar del caos y lo absurdo de algunas situaciones, a veces brilla el sol, la tierra está húmeda y expele olores a vida, a esperanza y a renacimiento. En muchas otras ocasiones puedo escuchar algo bello, como pájaros cantar y sentir la brisa fría pero acariciada por los rayos del astro rey. Vivo en una tristeza melancólica que no me impide ser bendecida por la felicidad que envuelve al mundo.

'Sacrifice' by Kouji TajimaHe estado enferma y he estado pensando mucho en la muerte últimamente. Creo que no le temo. No puedo decirlo con certeza, pero me acerco a esa idea con afecto y tranquilidad. He tenido un par de oportunidades en las que creí verla llegar; ambas veces he sentido tristeza, pero calma. He pensado en mi hija y eso me ha hecho llorar, pero al recordar otros seres encajados en mi corazón solo he sentido paz. Cada vez que hablo de la muerte, alguien me devuelve una mirada que dice que estoy loca, soy depresiva o negativa. He conocido esa mirada desde hace tiempo, la he vivido y sufrido muchas veces y ya no me importa. Además, no lo soy. Fui negativa, por eso soy capaz de reconocer que ya no lo soy. Loca creo que he sido toda mi vida, y lo de depresiva también está superado, por eso soy capaz de pararme de la cama, sin querer hacerlo.

Ahora, en este presente lleno de ahogos e incertidumbres, de paradigmas revolcándose contra sentimientos y de anhelos de una vida más calma y significativa, solo puedo estar agradecida y bendecida, aunque esté cansada, por lo que siento que puedo hablar de la muerte sin sentirme amenazada.

He vivido. He aprendido cada día como si no pudiese aprender más. He estado extasiada y hastiada. He amado, reído, llorado y perdonado, mucho más las tres primeras que la cuarta. Pero lo he hecho, he hecho un esfuerzo por ser feliz a pesar de la indignación y la desidia. He decidido dejar personas atrás, situaciones y afectos que me han herido más allá de lo soportable y merecido. He vuelto a creer en el amor y en la amistad una y mil veces. He sonreído en momentos y situaciones en las que solo he querido llorar. He leído para huir y para volver a sentir, a creer y a amar. He escapado a mundos paralelos, tengo bellos y apasionantes sueños. He resignificado muchas experiencias traumáticas de la vida y he aprendido a amar mis recuerdos buenos y malos, porque me han permitido construirme y reinventarme.

Estoy enamorada del amor nuevamente, no porque haya encontrado un objeto de deseo que alimente o consolide mi paradigma del amor. Estoy enamorada porque he podido resignificar una cantidad de recuerdos, bifurcaciones y decisiones que me han permitido reconocerme y pensarme como un sujeto amante (entiéndase capaz de amar), en un esquema diferente a aquel en el cual me he desempeñado toda mi vida.

Chie YoshiiNo quiero morir y no estoy esperando volver a empezar con alguien mi vida. Estoy deseando vivir mi vida para mí, de vuelta a mis sueños y mis anhelos. Me gustaría redescubrir frente al espejo a la mujer que quería ser a los 14 años. Quiero tomar fotos, nadar, bucear, vivir simplemente; sentir arena entre los dedos de mis pies, el sol, la brisa, la sal del aire marino. Quiero respirar humedad y tierra; ver animales volar, correr, trepar y reptar. Quiero ver niños jugando, corriendo, explorando.

Quiero que mi hija pueda empezar a ver el mundo de manera simple, en armonía con los animales y la tierra. Quiero retomar un camino y unos ideales que dejé de lado. Quiero dejar un mejor mundo y quiero ser parte de un movimiento consciente y progresivo que me permita ser menos tóxica para el planeta y para mí misma.

Merezco eso y quiero, si es la voluntad de Dios, dejar de vivir en el cubo azul en el que paso más de 12 horas al día y empezar a invertir más tiempo en ser que en tener.

No me malinterpreten, estoy muriendo, pero es una muerte que quiero tener.

-Anó[email protected]

Imágenes:

«Adonis» & «Mermaid» by Chie Yoshii www.facebook.com/artofchieyoshii

«Sacrifice» by Kouji Tajima


No olviden dejar sus comentarios, por favor sigan enviando sus historias. Recuerden que también nos encuentran en Facebook (BlogSoyAnonimo) y en Twitter (@BlogSoyAnonimo)

Para publicar una historia anónima en nuestro blog, pueden dejarla anónimamente en nuestro formulario, o escribir un correo a [email protected]. No olviden nuestras normas de convivencia.

También nos encuentras en Facebook: Soy Anónimo y Twitter: @BlogSoyAnonimo

— Equipo Soy Anónimo

Dirección General: Omar Gamboa @OmarGamboa

Editora: Lina M. Parra @wildlina

Correctora de estilo: Daniela Echeverry @faerica

Deja una respuesta