El lado bueno de los chicos malos

Atención: Algunas confesiones pueden contener material inapropiado para menores de edad o pueden herir susceptibilidades. Se recomienda leer bajo su propia discreción.


Siempre me intrigó conocer cuál era el atractivo intrínseco de los chicos malos. Entiéndase por chico malo un chico rebelde, atípico, nada convencional. En ningún momento estoy haciendo apología al crimen y la delincuencia.

Para empezar, ellos no siguen los cánones tradicionales y eso es lo que atrae en primera instancia, alguien que se sale de lo monótono y rompe con la rutina, alguien que tiene como filosofía de vida seguir su instinto y ese instinto va en contravía de lo que conocemos como normalidad o sentido común.Y es que cuando empiezas a interactuar con un chico malo, tu adrenalina se dispara a un millón, tienes la expectativa de no saber qué nueva experiencia vas a tachar de tu lista infinita de pendientes por vivir.

Pero superada la etapa de ilusión, como toda relación, empieza la etapa de la conexión del polo a tierra. Entonces te das cuenta de que lo que creías que te unía es la principal causa de separación: puntos de vista opuestos, renuencia absoluta a integrarse a tu mundo familiar y personal, amistades tóxicas suyas que lo hunden más en su espiral infinita de estancamiento y, lo más mortífero, la inexistencia de un plan de vida juntos.

Vive hablando constantemente de una vida libre de presiones sociales, libre de obligaciones, roles, el rechazo inequívoco a pasar más de 30 años sentado detrás de un escritorio o de pie al lado de un mostrador para acceder a una “merecida pensión”. Y quién no sueña con saltarse esa tediosa etapa, para vivir con más gusto e intensidad el tiempo que nos prestaron en este planeta, pero no ves en él ningún plan o estrategia que le ayude a construir ese ideal.

valentina-remenar-2Es cuando tienes una visión premonitoria y nefasta de tu futuro, si insistes en seguir a su lado: casada, arrejuntada, como prefieras describir tu estado civil en esta visión (total, sólo es una visión), trabajando más de ocho horas al día, cinco días a la semana (en el mejor de los casos), haciendo malabares financieros para sostener la débil y maltrecha economía familiar, agotada hasta en lo más profundo de tu ser, pero con una sonrisa de oreja a oreja, ayudando a tu(s) hijo(s) con las tareas escolares que el señor no pudo explicarle, porque se encontraba “muy ocupado” departiendo con sus amigos (sí, los mismos vagos que lo han acompañado en sus utopías desde que eran adolescentes). Te ves preparando el almuerzo para el día siguiente (porque tu sueldo no te alcanza para comer en la oficina) y bordeando la medianoche, cuando te alistas a disfrutar tus anheladas cinco mejores horas del día durmiendo, el señor se enfrasca a discutir contigo porque no quieres retribuirle “el amor” que se derrite por darte en esos momentos. ¡Qué egoísta eres, por Dios! Todo un día esperándote para “consentirte” y ¡tú lo rechazas tan fríamente! ¡Arderás en el infierno por toda la eternidad por ser tan “mala mujer”!

Despiertas de tu letargo y te das cuenta que, muy probablemente, no hallarás en la vida a otra persona con ese físico tan avasallador. Hay valores que tienen un precio mucho más elevado que una cara perfecta o un cuerpo que pareciera esculpido por Dios con sus propias manos. Sabes que lo extrañarás, que de vez en cuando vas a desear sentir ese aire de libertad sin frenos ni cuestionamientos a tu lado, pero más que todo sabes también que eso no es vida.

Él te acusará de traición, que te dejaste lavar el cerebro por tu familia y tus amigos(as), te tratará de falsa y, no lo dudes, te saboteará de todas las maneras posibles, pero en un par de semanas o meses se olvidará de ti, porque encontrará a otra soñadora igual que él, con la que construirá su amor entre nubes.

valentina-remenar-4Quizás en tu trabajo, universidad, grupo social, qué sé yo, conocerás a un chico flaco o gordito (suele suceder la mayoría de las veces) del que tus conocidas se burlan porque habla muy pausado, es muy callado, un hombre que ni en tus sueños besarías a escondidas, pero cuando le diste la oportunidad de que te hablara te fijaste que es centrado, organizado, con una familia y valores bien cultivados. Un hombre que, lo sabes, lo pensaría y dudaría bastante antes de ser infiel o dejarte abandonada a tu suerte con las obligaciones que implica establecer una relación de pareja, un matrimonio y una familia.

Y ese es el lado bueno de los chicos malos: te enseñan a valorar más y mejor al chico bueno, con el que probablemente te aburrirás, pero tendrás una vida amorosa, respetuosa y decente.

-Anó[email protected]

Imágenes: «Camouflage», «Troublemaker» & «Iron Gaze» por Valentina Remenar


No olviden dejar sus comentarios, por favor sigan enviando sus historias. Recuerden que también nos encuentran en Facebook (BlogSoyAnonimo) y en Twitter (@BlogSoyAnonimo)

Para publicar una historia anónima en nuestro blog, pueden dejarla anónimamente en nuestro formulario, o escribir un correo a [email protected]. No olviden nuestras normas de convivencia.

— Equipo Soy Anónimo

Dirección General: Omar Gamboa @OmarGamboa Editora: Lina M. Parra @wildlina Correctora de estilo: Daniela Echeverry @faerica

6 Comment

  1. Jose says: Responder

    Creo que, dentro de cada uno de nosotros vivimos la ilusión de enamorarnos de un revele (una rebelde en mi caso), nos atrae su rebeldía y espíritu de libertad; pero a medida que vamos madurando, vamos viendo el mundo de otra forma, ya no vemos a nuestra pareja solo como pareja, sino como una posible madre o padre de nuestros hijos, la persona que nos debe apoyar, brindar estabilidad, bienestar y el prototipo de pareja cambia radicalmente, inclinamos con el tiempo por personas más centradas y maduras.
    Si los rebeldes y las rebeldes viven en un mundo de ilusión y los años les pasan factura, generalmente los vemos en las calles vendiendo manillas artesanales, incienso, cantando pidiendo monedas, criticando el sistema y al final… están solos, sin una pensión, viejos y abandonados.

  2. ADANIES says: Responder

    Tatiana, ¿por qué no has vuelto a cifrar tus duros y acertados comentarios?
    Extraño leerte
    Extraño tenerte
    Extraño escucharte
    TE EXTRAÑO A TI, mujer única e inigualable.

  3. TATIANA says: Responder

    ANANIES lamento mi ausencia, algo de soltura y diarrea crónica, pero aquí estoy amado mio!
    Extrañas leerme, ummm… lee esto…………….. «Suerte»
    Extrañas tenerme………………………………………..»Tengase solo»
    Extrañas escucharme………………………………….»Ni q fuera cantante»
    Me extrañas a mi………………………………………..baaaaa

    Pdta.
    Eres el mejor!

  4. TATIANA says: Responder

    ANANIES lamento mi ausencia, algo de soltura y diarrea crónica, pero aquí estoy amado mio!
    Extrañas leerme, ummm… lee esto…………….. “Suerte”
    Extrañas tenerme………………………………………..”Tengase solo”
    Extrañas escucharme………………………………….”Ni q fuera cantante”
    Me extrañas a mi………………………………………..baaaaa

    Pdta.
    Eres el mejor!

  5. TATIANA says: Responder

    Ada, no fui yo. 🙂

  6. Espina(r) says: Responder

    Creo que vale la pena distinguir entre la rebeldía en el alma y la rebeldía en la vida palpable. Es decir, entre los sabios y los bala perdida, que muchas veces son sinónimo… pero a los que nos atrae lo primero a veces tenemos la suerte de poder prescindir de lo segundo. O quizás es sólo que mi «chico malo» (atípico, que intenta romper con lo que no le gusta…) siempre va un paso más allá (…y aplica el filtro de la sensatez), pero definitivamente, después de haber probado el sabor de la libertad de espíritu, no sólo necesito encontrar la mía propia, si no que no puedo renunciar a tenerla a mi lado.

    Y, si eso implica dejar todo mi(s) mundo(s) atrás, de verdad que no concibo que haga algo que nunca haya tenido yo misma en mente. Al final, siempre es buscar el mal menor.

Deja una respuesta